Pactando por un sueño


El show del presidente Milei convocó a 18 gobernadores y a su hermana para que le firmaran el pacto de mayo, en julio.

Las calles de San Miguel de Tucumán se llenaron, enormes gigantografías anunciaban la llegada del número uno del Ejecutivo Nacional. En la plaza, un imponente escenario adelantaba la magnitud del show del presidente Javier Milei para concretar, un poco tarde, la firma del Pacto de Mayo, pero en el mes de julio, el día que se conmemoraba el día de la independencia. Así, la Casa de Tucumán sería el punto neurálgico donde los mandatarios rubricarían el acta con los 10 mandamientos del supremo líder libertario.

La noche caía y los 18 gobernadores que se prestaron al show comenzaron a arribar a la Casa Histórica de la Independencia, no precisamente para ser más independientes, sino para ponerse a tono con los lineamientos que el jefe de Estado pretende imponer. El centro de atención estaba tan puesto sobre esto, que los diputados y otros referentes, incluso los de La Libertad Avanza, firmarían el acta, pero desde afuerita. El ex presidente Mauricio Macri, también llegó al pacto, pero los libertarios respondieron con indiferencia, enojados con las críticas del líder del PRO de los últimos días.

Atrás quedaron las críticas de Milei a Lali y otros artistas que realizaron shows en eventos públicos, ahora, el Chaqueño Palavecino, Los Palmeras y Panam, le pondrían música, a un costo no especificado, aportando la decadencia suficiente al espectáculo por demás lamentable.

Al mismo tiempo, un desproporcionado operativo de seguridad bloqueaba todos los pasos para un importante número de tucumanos que pensaban manifestar sus reclamos a la par de la firma del pacto. El gobernador dialoguista de la primera hora, Osvaldo Jaldo, desplegaría fuerzas provinciales, con el aporte de las fuerzas nacionales para reprimir cualquier tipo de rechazo que pretenda mostrarse. Garantizar la gobernabilidad al presidente, no debería incluir poner a tu provincia de rodillas.

Los 18 caballeros aguardaban la llegada del dueño del circo. Caminando como quien pasó 79 horas mal sentado sobre un objeto sólido e irregular, entró Javier Milei al salón de la jura en la Casa Histórica. Su hermana, la secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, llegó junto con él y fue quien supervisó que todo el cuadro se parezca a la reconocida pintura de Francisco Fortuny, del Congreso de Tucumán. Nadie la votó, como a todos los comensales, pero se garantizó su lugar como la única mujer en la foto del dichoso pacto.

Milei pronunció un extenso discurso intentando darle más épica al pacto, y aunque dijo poco, habló mucho. Tanto que el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, no llegó al final y se durmió.

Expresidentes -salvo Mauricio Macri y Adolfo Rodríguez Saá-, 6 gobernadores, y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia de la Nación no siguieron el juego y la propia vicepresidenta, Victoria Villarruel pegó el faltazo, excusándose con un cuadro gripal que ni se percibió al día siguiente en el mega desfile militar por el Día de la Independencia.

Los 10 mandamientos del supremo líder libertario engloban el camino que tomarán este puñado de representantes para, supuestamente, sacar a la Argentina del pozo. Lo cierto es que los índices cada vez reflejan más la recesión y la caída, la recuperación todavía no se avizora.

Milei ya tiene Ley de Bases y Pacto de Mayo, lo que no tiene son buenas respuestas a las problemáticas que hoy afectan a todos los argentinos. Los resultados, otra vez, parecen no llegar en el segundo semestre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *